En la tecnología de los smartphones, las cosas son grandes, o mejor dicho, las hacemos grandes. Son grandes los fabricantes, la industria. Son grandes las presentaciones, las campañas. Son grandes las pantallas, los numeritos. Lo mejor es que lo que son grandes, a veces, son las diferencias, las distancias entre los criterios, y es lo mejor porque entre un punto y otro, entre cada uno de esos polos, hay toda una autopista de experiencia que muchos intentamos recorrer desde nuestro particular y modesto utilitario para ver las cosas desde nuestra ventanilla y a la velocidad que nos gusta.

Esto es lo que me ha pasado con el LG G3 desde su lanzamiento: el gigante de la discordia, el amado o el odiado, el tope de gama con un lastre en forma de (también) grandes interrogantes. El LED de mi curiosidad parpadeaba incesantemente cada vez que surgía el polarizado debate, hasta que por fin este terminal cayó en mis ridículamente pequeñas manos para sintetizar mi opinión a raíz de la experiencia de uso. Hablemos pues con propiedad del LG G3, la disparidad hecha smartphone.

LG G3 opinión

Tamaño, diseño y ergonomía

Sin meternos en la necesidad o la tendencia de aumentar el tamaño de pantalla con respecto a su predecesor, en LG no han escapado de la corriente y han aumentado en 0’3″ la diagonal del G2 (al cual llamo cariñosamente G II, El Adorado). No ha sido un copia-pega; el terminal ha ganado en milímetros de frontal pero ha adelgazado en trasera, siendo más fino. Sin embargo, este aspecto quizás no haya beneficiado a la iteración de la discordia, perdiéndose así la curva de la felicidad que sí pronunciaba El Adorado proporcionando las horas de autonomía que éste no da. Y aunque en este caso la delgadez no exime exactamente de comodidad (como sí puede ocurrir en terminales más finos), habría que ver hasta qué punto compensa la estilización tratándose de un terminal cuyas dimensiones casi se conciben directamente para manejar con 2 manos, al menos para quienes somos de pulgar enano.

LG G3 Opinión

En este sentido, el botón trasero se confirma como un acierto en cuanto a comodidad (porque el dedo cae sobre él), aunque en esto se lleva el premio la posibilidad de poder añadir un cuarto y un quinto botón táctil a los 3 botones típicos de serie en el panel frontal (atrás, pantalla principal y multitarea), cosa que la renovada capa de software de LG afortunadamente conserva de su versión anterior.

No es, por tanto, un candidato para quienes nos movemos como pez en el agua en las 4,7-5″, sin resultar excesivo como podría parecer en un primer momento. Eso sí, para alabar el aprovechamiento de la superficie frontal para la pantalla, muy bien heredado de El Adorado, y un acabado y diseños que sí son representativos de un tope de gama, sin recurrir al aluminio y sin que haya salientes en sensores, cámara o botones. Y los bordes, exquisitos.

La pantalla 2K: ¿con K de caos?

LG G3 opinión

Si sois de los míos, de los enfermitos, sabréis a qué me refiero si hablo de esa especie de redoble endógeno que se siente desde que abres la caja del terminal que acabas de recibir y pulsas prolongadamente el botón de power hasta que aparece el logotipo del fabricante. Bien, pues esta vez la caja sonaba más fuerte (eran timbales) porque esa famosa pantalla IPS de 534 ppp se iba a encender ante mis ojos.

Y con esto acabo con los numeritos en este apartado. Hablemos en humano.

La pantalla mala es la que se ve mal, la que odias tras un rato, la que te hace parecer excéntrico o que padeces alguna extraña variedad de presbicia porque intentas ver el contenido en pantalla desde mil ángulos bajo el sol. Esa pantalla no es la del G3, aunque esto no le disculpa el despropósito.

Dejando el déjà vu por un brillo automático algo rebelde (ya que en El Adorado ocurría y se corrigió por actualizaciones de software posteriormente), a mi parecer tanto brillo como saturación de colores son aceptables, si bien pueden resultar algo fríos (sin que los blancos resulten azulados) y el contraste se queda corto. El doble tap (Knock on) para desbloquear funciona correctamente, así como la secuencia Knock code que ofrece el terminal como opción de desbloqueo seguro. Los ángulos de visión, como comenté en el pasado BemoobTV: no son excelentes, ni los mejores, pero personalmente recuerdo haber fruncido el ceño sólo una vez en este sentido.

LG G3 Opinión

¿Y la resolución? Se aprecia puntualmente (en el planeta de las resoluciones juegan las pantallas y el contenido, hay que tener esto presente) y queda en cada uno lo que valora este aspecto. Pero lo que por desgracia sí apreciaremos seamos pejigueros o no son las consecuencias de montar un panel así en un momento y un lugar como este smartphone: ya lo apuntó y muy bien el propio dueño del terminal, mi compañero y sin embargo #amistroll Samuel Fernández en este post que recomiendo leer el grado de mejora en la apreciación de esta resolución respecto a otras (incluso sin llegar a FullHD) no compensa la penalización que supone esta tecnología. Un terminal tope de gama con un lag notorio sin necesidad, dibujando contornos blancos inexistentes en textos, con una autonomía que sin ser mala podría ser mucho mejor. Por… Por… ¿Por marketing, LG?

Para gustos, colores. Para usos, batería.

Voy a mantener en stand by las unidades de medida y el hablar con numeritos para este apartado, dada la subjetiva objetividad que suele conllevar esta valoración.

LG G3 opinión

El terminal tiene una autonomía satisfactoria; mis científicas unidades para medir esto son el nº de veces que maldigo al terminal por dejarme colgada y/o el número de veces que he conectado una batería externa, y en ambos casos el número es cero. Para ser algo más concreta, en mi caso el promedio de horas de batería por carga completa es de unas 26 horas (7 horas de actividad) y unas 4 horas de pantalla (si bien es cierto que mi caso no es el de una heavy user, he probado en distintas situaciones tanto de uso como de conexión).

Haciendo un ejercicio de esos de hablar de leídas, asumo que esto puede no ser lo esperado en un terminal de este tamaño porque “a mayor superficie, mayor batería”, aunque esta afirmación per se ya tiene algunas apreciaciones que en este caso se acentúan, como el mayor gasto energético que supone un panel más grande (sobre todo si nos dedicamos a ver vídeos o tareas de similar exigencia). En este sentido, ya he tratado antes el tema de la exigencia de la pantalla, así que no me queda mucho más que añadir. Quizás sólo el pertinente comentario del recuerdo de la #BestBatteryEver del G2, pero hemos de entrecomillar el empeoramiento de este aspecto, porque, reitero, será peor, pero es satisfactoria en mi caso.

Back to basics: el altavoz

LG G3 opinión

Hace poco trataba el tema de la ubicación del altavoz en iPhoneOSX, por lo que puede que no os extrañe que me pare a hablar de ello. Puede que el gigante de la discordia sea demasiado esbelto para tener el altavoz en la base como su predecesor, o puede que por obedecer otros criterios de diseño, porque no ha sido para mejorar experiencia. Cuando otros fabricantes han demostrado que la ubicación en la parte trasera no tiene por qué ser sinónimo de una perdida de calidad o volumen demasiado notable, en este caso lo es: la carcasa se convierte en la amante incondicional de la superficie de apoyo sin permitir que ni una molécula de aire pase entre ellos, sin un mínimo relieve o curvatura que reduzca la atenuación, ahogando las ondas sonoras. La herencia, esta vez, se pasa, se remonta al abuelo Optimus G, y en mi opinión no se cumple lo de que “viejos tiempos fueron mejores”, al menos no tan viejos.

Ubicación a parte, el sonido del terminal es más que aceptable, tanto con altavoz como por auriculares. Éstos, incluidos al adquirir el terminal, tienen control de reproducción y micrófono y son de cable plano (que evita que se enrollen), aunque el auricular “salta” (si bien incluye cabezales de distintos tamaños, ocurre aún colocando el correspondiente).

Los megapíxeles de la bipolaridad: la cámara

LG G3 opinión

De nuevo la disparidad sube al escenario. Ante un hardware prometedor, la experiencia de usuario con la cámara va a depender de qué software utilices, en qué condiciones, y de tu paciencia.

Con buena luz la cámara se porta muy bien, el enfoque láser del que hace gala se luce cual Jedi apuntando a un Sith. Y lo mismo para la cámara frontal, excelentes resultados en estas condiciones. La batalla se torna en su contra cuando nos encontramos un cielo semi cubierto o en interiores, aunque gran parte de la culpa la tiene la propia aplicación: la medición de luz llega a ser nefasta, oscureciendo en exceso y reaccionando de manera muy lenta (si lo hace) a los cambios de encuadre buscando otro ángulo que mejore la iluminación (y en algunos casos afectando al enfoque), y obligando a recurrir al escondido modo HDR. Este problema se soluciona en la mayoría de los casos usando otra app que te permita ajustar de manera manual este parámetro, como Perfectly Clear (tenéis más información en este post de Iván), obteniendo mejores resultados incluso exigiéndole al enfoque, aunque habrá ocasiones que aún así la definición obtenida no sea la esperada para esta óptica. Así, la pérdida de nitidez de la cámara frontal en interiores es bastante acentuada, algo que no llamaría la atención en un móvil de una gama inferior o si el resultado no fuese tan dispar al obtenido en exteriores.

A favor de la app preinstalada de cámara de LG está el disparo por voz y la sencillez de la interfaz, aunque la estética siga anclada y necesitada de renovación, y posiblemente pudiese mejorar algo la experiencia de uso si hubiese comandos con botón directo y no dentro del propio menú de Ajustes. Y, respecto a la ejecución y rendimiento de ésta y del resto de apps para hacer fotos, me reservo para el siguiente apartado (y cargo mi arma).

Un disfraz más bonito no es un disfraz más limpio: el software

LG G3 opinión

Al G2 le reproché en su momento una estética poco agradable y un exceso notable de funciones y apps preinstaladas de dudosa utilidad, y ambas cosas se han corregido en la capa de personalización que incorpora el G3 (además de no incluir los tonos de los niños cantores, gracias, LG, gracias). No obstante, la mejora está a medio paso en lo que se refiere a varios aspectos:

  • Sigue habiendo apps que el usuario no puede inhabilitar o desinstalar.
  • Las opciones de manejo con una sola mano son útiles pero insuficientes, al igual que las de personalización (número de escritorios, orden de las apps del cajón, etc.)
  • El teclado no dispone de escritura por deslizamiento, y aunque combina distintos idiomas la predicción es poco precisa respecto a otros de terceros o el que incluye la versión stock de Lollipop. Por no hablar de lo que se arrastra tanto éste como los de terceros, aunque eso lo trataré a continuación.
  • Exige ir a los ajustes de cada app dentro del menú general para desactivar las notificaciones (al arrastrar el icono para mostrar la información, ésta es muy limitada y sin opción a configurar nada).
  • No existe un perfil “Silencio”: podemos cambiar el perfil de audio fácilmente desde el desplegable superior, pero las opciones saltan de Normal a Vibración y a No molestar, el cual puede ajustarse de una manera muy escueta. He echado de menos un perfil de Silencio, sin vibración y en el que suenen las alarmas.

LG G3 opinión

Bien, esto son carencias a las que se le puede dar más o menos importancia según nuestras manías o exigencias, y por esta misma subjetividad podría añadir alguna más. Pero lo objetivo y lo verdaderamente llamativo cuando usas este teléfono es el lag omnipresente al abrir cualquier aplicación o en la multitarea, y aquí hay algo más que la excusa de la resolución, porque resulta que este acusado lag casi desaparece sólo cambiando el launcher (sin ni siquiera restaurar el teléfono). Incluso las apps de cámara funcionan más fluidas y la imagen se procesa antes (probando a disparar un mismo encuadre y esperando un segundo tras el disparo para apartar la cámara, en el caso de Google launcher sale bien y con el de LG sale estirada, con la app preinstalada).

LG G3 Opinión

A mi parecer, falta mucho por pulir en la capa de software de LG, para que recuerde algo más a Lollipop y menos a TouchWiz, para aprovechar un buen hardware y, sobre todo, que la experiencia de usuario se corresponda con la gama del terminal, y eso, usándolo tal cual sale de la caja como una persona normal, queda lejos.

LG G3 Opinión

El desequilibrio en forma de teléfono

Os metéis con el G3 porque es guapo. O porque es moda, o porque es una oveja negra cara. Pero os tenéis que meter con él porque es la materialización de un despropósito: LG la tiene más grande, la resolución, tanto que ha sido precoz y se ha anticipado al momento adecuado. Creyeron adulta a una tecnología embrión, y le dieron un medio inadecuado, difícil e insuficiente (pero bonito y esbelto), lo cual acentúa el hecho de que, a nivel de experiencia de usuario, de la impresión de que entre una capa y otra hayan sacudido un poco el polvo cuando lo necesario era una limpieza a fondo. Las mejoras teóricas con respecto a su predecesor, El Adorado, en la práctica no han representado esa supuesta evolución y esto, las esperanzas rotas, ha añadido peso al lastre de la descompensación que ya lleva el G3 en los genes, y lo convierte en conjunto en uno de esos teléfonos de recomendación muy, muy difícil. Por no decir imposible, teniendo en cuenta lo jugosos que andan los precios de la competencia, la cual, precisamente, ni siquiera ha de salir de casa para encontrarse.

LG G3 opinión

Demasiados “no está mal”, un suspenso por exceso, otro por descuido y pocos puntazos condenan al LG G3 a vivir en la mediocridad por mucho aire de flagship que tenga. A consolidarse como el badén evolutivo. A ser el gigante de la discordia.

8 comentarios

  1. Desde hace semanas al instalar lollipop la experiencia de uso se vuelve mas satisfactoria. Hasta ahora con un launcher el lag desaparece completamente asi que esta claro que es por la UI. camara espectacular de dia y de noche, sonido alto y videos espectaculares de youtube si seleccionas la opcion 1440p. Es un gama alta a precio de gama media. A mi parecer. Y con la funda quick circle aun gana mas funcionalidad.

    • Es como lo he probado, con Lollipop, tanto con el launcher de fábrica como con el de Google Now y Nova. Mejoraba con el de Google, pero seguía el lag, sobre todo con las apps de cámara. La cámara de noche y en interiores deja que desear, de día en situaciones nubladas tampoco rinde como debería. Para mí es un intento de gama alta, pero el desequilibrio es tal que me cuesta incluso compararlo con el resto. No he probado la funda, pero en mi caso sería totalmente contraproducente añadir cualquier funda por mi comodidad.
      Gracias por el comentario.

  2. Es extraño, cuestionas cosas y las calificas de manera muy modesta cuando en miles de reviews las exaltan y destacan, o tenias un mal dia cuando escribiste esto, o sos fana de otra marca, o el resto del mundo vive equivocado. Saludos

    • Jajajajaja. Esto es el resultado de una experiencia de mucho más que un día. Califico las cosas como las percibo, por ejemplo, un diseño espectacular pero una cámara que no se comporta como debería muchas veces (y ya digo que probablemente esto sea el conjunto de varias cosas, como el software). No me voy a meter en el criterio de los blogs, pero también te digo que hay de todo, y a veces hay intereses. En mis experiencias verás espíritu crítico, objetividad subjetiva y sinceridad, porque aquí no se nos paga, al contrario. Ah, y no soy fan de ninguna marca, soy una cliente más. Saludos.

  3. Hola buena lectura, pero una aclaración el teclado si tiene modo deslizamiento y lo tiene desde que salio a la venta era solo cuestión de activarlo. Si que es verdad es que no es tan rápido como el swype pero funciona bien. El tema del Lag en mi opinión con la ultima actualización esta resuelto bastante bien menos al entrar en la cámara que si que es verdad que algunas veces le cuesta.

    • Hola Óscar. Gracias por la aclaración, supongo que no encontré ese ajuste. No sé exactamente a qué última actualización te refieres dado que ya hace un par de semanas que no tengo el terminal, pero hasta la fecha lo había. Espero que sea como dices y una actualización posterior haya rebajado el lag proveniente del software, eso sería un punto positivo sin duda para LG y de agradecer para los usuarios que no se atreven, quieren o directamente no conocen cosas como cambiar el launcher o poner otra ROM. Supongo que si sigue habiendo lag ya es por tema de hard. Lo dicho, gracias por la lectura y por aclarar esos puntos. 🙂

      • De la ultima actualización ara un mes como mucho creo yo y aclaro que aun le da algún “hictus” muy esporádico, pero de lo que era a lo que es va un mundo. Es mi primer LG, el tema de las actualizaciones de ellos no me gustaba pero en Julio me toco renovar y la oferta con el Smartwach de regalo fue insuperable. Como queja el conector de audio tiene alergia (o por lo menos el mio) a los auriculares de los chinos los conectores son ligeramente mas delgados que los Philips/Panasonic/LG/BQ (soy un destroza auriculares) y hacen que se pare la reproducción al mínimo movimiento

        • Es curioso lo que comentas de los auriculares, tampoco tenía ni idea, gracias por advertirlo porque así lo tendré en cuenta si me preguntan por el terminal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here