La cita anual de los gigantes de las telecomunicaciones suele dejar titulares muy jugosos para los analistas de tecnología y el XXX Encuentro de Telecomunicaciones y Economía Digital de AMETIC en Santander, aunque este año no haya estado César Alierta, no ha sido una una excepción.

En este evento se dan cita los principales responsables de muchas empresas pero normalmente las tres grandes telecos suelen ser las que más dan que hablar, por su posición pero también por su visibilidad y, por qué no, sus ocurrencias.

Ha sido José María Álvarez-Pallete, CEO de Telefónica, el que ha presentado una nueva iniciativa de la operadora azul por cambiar la relación que tienen con las empresas OTT, Over The Top, es decir, aquellas que usan las redes físicas de las empresas de telecomunicaciones para dar servicio a sus clientes: Google, Facebook…

No es la primera vez que un responsable de esta compañía hace unas declaraciones similares pero sí ha sido la primera vez que lanza el planteamiento de “la cuarta plataforma”.

El empeño de las operadoras por ser algo más

El usuario como excusa

Lo primero que hay que destacar es que Telefónica lleva años intentando organizar un plan de acción por el que cobrar a las grandes empresas de internet por el uso que hacen de sus redes los clientes de las mismas entendiendo que los gigantes virtuales deberían ayudar al mantenimiento de las redes de las que se benefician.

Ahora, en un giro tan necesario como imprevisible, dada la imposibilidad de cobrar directamente a Facebook o Google, la empresa dirigida por Álvarez-Pallete ha anunciado una nueva plataforma, a la que llama la cuarta, con la que sus abonados podrán gestionar el control de los datos que tienen de ellos empresas como WhatsApp o Facebook.

Así, blandiéndose en defensor de los más débiles en una guerra a la que nadie les ha llamado, nosotros no al menos, como bien comenta Javier Pastor en Xataka o Manu Contreras en Obviedades, la operadora pretende más bien cortar el caño de datos con el que hacen negocio las mayores empresas online del mundo, el llamado Big Data.

Lo absurdo del planteamiento

La idea de Telefónica, a la que parece sumarse Vodafone según cuenta Miguel Ángel Uriondo en Sabemos, es que el mantenimiento de las redes físicas es algo costoso y que no deberían ser ellos los únicos en pagarlo.

Lo absurdo del planteamiento

El problema es que el mantenimiento de esas redes, su ampliación, y su mejora, es lo que hace que los usuarios les paguen mensualmente cifras más o menos altas para poder conectarse a Internet.

La forma más obvia de verlo es que si no hubiera webs, Google o no existieran los smartphones con apps y los periódicos online nadie contrataría la fibra óptica o el ADSL porque básicamente no servirían para nada.

Algunos podrían argumentar que una cosa es pagar algo y otra que las operadoras lo paguen todo. pero eso sería abrir la caja de Pandora a la totalidad del absurdo, ya que por esa misma razón las empresas eléctricas podrían cobrar a Google y Facebook porque nosotros usamos sus instalaciones para alimentar los routers, ordenadores y móviles con los que accedemos a Internet.

Si Telefónica quiere que las OTTs le paguen, ¿por qué no también las eléctricas?

Es cierto que el negocio de las operadoras no es tan lucrativo y que tiene más regulaciones que el de los servicios online, sobre todo los estadounidenses que siempre han sido mucho más permisivos que los europeos en materia de privacidad, pero no por eso se ha de justificar.

También argumentan que la regulación es mucho más estricta para ellos que para los grandes de internet y pide, de forma simultánea, que a Google y compañía se les exija más y que a ellos se les exija menos.

Las telecos quieren ser algo más, algo que no son

Las telecos quieren ser algo más, algo que no son

Este movimiento está dentro de uno mayor que dura ya muchos años y es que las propias empresas de telefonía se están reconvirtiendo, o ampliando, para ser más de lo que originalmente son.

Movistar es un claro ejemplo y es que de ser una empresa que ofrece un servicio de teléfono e internet ha pasado en pocos años a ser un proveedor de televisión de pago y en breve también empezará a generar contenido propio para luchar contra Netflix y HBO GO entre otros.

Además la empresa también ha entrado en el hogar conectado y el IoT es una de las mayores apuestas en recursos y en futuro para la compañía.

Se acabó el gratis con publicidad

Para lograr combatir a auténticas bestias de la publicidad online como Google y Facebook atacan su pieza clave: la publicidad.

Con el control de la privacidad lo que en realidad quiere controlar Telefónica, a través de sus propios clientes, es la capacidad de análisis que tienen los gigantes online de la experiencia de navegación de sus usuarios, clave para poder hacer de la publicidad algo más efectivo que lo que fue en el siglo XX.

Se acabó el gratis con publicidad

Esto nunca ha sido una obligación y actualmente cualquier usuario que quiera puede navegar sin ser rastreado, pero tiene que saber y querer hacerlo. En realidad, y en las telecos lo saben, la mayoría de usuarios no lo hace porque les da absolutamente igual.

El pacto tácito entre las operadoras que dan productos gratis a cambio de rastrear comportamientos funciona y ese es el problema de las telecos. La neutralidad en la red parece que tiene sus días contados, aunque hay opiniones como la de Enrique Dans algo más optimistas.

De triunfar la idea de Telefónica los productos que usamos gratis a cambio de nuestra privacidad se acabarían y no me imagino a millones de personas pagando por usar Facebook, Twitter, WhatsApp o Snapchat. Quizás volvieran los SMS… no, ni en los sueños más húmedos de los altos ejecutivos pasará algo así.

Tienda Física Samsung

Paga por lo que no quieras

Este cambio de las grandes operadoras está obligando a subir los precios de los paquetes básicos de sus catálogos para poder costear el incremento de productos. Así, los clientes de Movistar ven cómo su cuota mensual sube una o dos veces al año para poder amortizar los costes del fútbol. Así, aunque un cliente no quiera ver Movistar Series o La Liga pagará, de forma indirecta, por ello.

Tanto Orange como Vodafone han seguido la estela de Telefónica y por ahora parece que el único operador que no ha entrado en esa guerra en Yoigo, ahora adquirido por MasMovil, que puede crear una oferta ultracompetitiva especialmente pensada para los que sólo quieren eso, una empresa que les dé teléfono e internet.

Esperemos que no viren hacia el lado oscuro o que si lo hacen aparezcan más jugadores.



Un comentario

  1. Dios te escuche en especial en lo relativo al último de tus párrafos: “Tanto Orange como Vodafone han seguido la estela de Telefónica y por ahora parece que el único operador que no ha entrado en esa guerra en Yoigo, ahora adquirido por MasMovil, que puede crear una oferta ultracompetitiva especialmente pensada para los que sólo quieren eso, una empresa que les dé teléfono e internet.”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here